El rey de la casa.

Un sofá define tu personalidad, tu hospitalidad, tus gustos, incluso tus aficiones. Es un elemento de reunión, de relax. En definitiva, es el culpable de que te sientas más en casa cuando estás con él.